Protege tus ojos del sol en verano

Protege tus ojos del sol en verano

Cómo y por qué proteger tus ojos del sol del verano

Estar bien hidratado, utilizar crema con factor de protección solar o evitar las horas de mayor incidencia del sol son algunas de las recomendaciones que estamos acostumbrados a escuchar cuando llega la temporada estival. Pero ¿sabes cómo y por qué proteger a tus ojos del sol del verano?

La importancia de proteger tus ojos en verano

El cuidado de tus ojos es fundamental en cualquier época del año, pero debes prestar especial atención a él en la época veraniega.

Muchas personas se afanan en proteger su piel de los rayos solares, pero desconocen que los ojos son mucho más delicados todavía. De esta manera, todos debemos ser conscientes de que es necesario protegerlos de la radiación ultravioleta si no queremos que sufran ningún daño.

Hay una serie de peligros a los que nos exponemos si no protegemos nuestros ojos del sol. Estos pueden ser quemaduras en los ojos y los párpados, degeneración macular, cataratas, fotoqueratitis, conjuntivitis, pterigium o inflamación ocular asintomática, que puede derivar en una pérdida de la visión.

Estos son algunos de los motivos más importantes por los que debes proteger también tus ojos durante los meses de verano, aunque entre ellos tampoco debemos olvidar el riesgo de desarrollar un melanoma ocular.

¿Cómo proteger tus ojos en verano?

Algunas de las soluciones más sencillas que puedes tener en cuenta para proteger tus ojos del sol son:

  • No mires al sol directamente, aunque utilices gafas de sol.
  • Evita largas exposiciones solares, sobre todo, durante las horas centrales del día.
  • No tomes el sol con lentes de contacto a no ser que estas lleven un filtro para rayos UV.
  • Utiliza gafas de sol con filtros homologados para conseguir un bloqueo máximo de los rayos UV. Las gafas oscuras que no llevan filtro pueden dilatar la pupila y se expondrá más el ojo a la radicación.
  • Utiliza viseras, gorros, gorras o sombreros.
  • Aunque el día esté nublado, protégete igual que un día soleado.
  • Si tienes niños, recuerda que sus ojos son todavía más sensibles que los tuyos a la radiación.
  • Evita la sequedad ocular y el síndrome del ojo seco causado de forma principal por el uso prolongado del aire acondicionado.
Ahora que ya sabes cómo y por qué proteger tus ojos del sol en verano, acércate a nuestra óptica, nosotros cuidamos de tu mirada.

Author: Óptica David García

924 150 214